El celular debería pensarse como un instrumento de alianza en la educación

septiembre 6, 2007 at 3:43 am Deja un comentario

El psicólogo tiene una mirada muy particular del uso de las nuevas tecnologías. Entiende que son vías de comunicación que tienen mucho campo de desarrollo y que los adultos deben empezar a comprenderlas.

Las nuevas tecnologías permiten hoy a los chicos crear su propio mundo virtual en el que reinan códigos diferentes a los que la mayoría de los adultos no tienen acceso. Así lo entiende el licenciado en Psicología Sergio Balardini, quien hace un recorrido por las prácticas de adolescentes y jóvenes para explicar cómo utilizan las nuevas tecnologías y sus incidencias.
Para el especialista el marco de crecimiento del celular -entre otras tecnologías-, todavía está en vías de desarrollo. Por eso lo piensa como una herramienta más de enseñanza.
Balardini estuvo en Mar de Plata en el cierre del ciclo de conferencias “Nuevos enigmas para la relación entre la escuela y los adolescentes” que organizó la Fundación Osde y el Colegio Idra. Frente a un importante auditorio, se refirió a las “Subjetividades juveniles y nuevas tecnologías” y dialogó en exclusiva con LA CAPITAL.
– El acceso a las nuevas tecnologías por parte de los jóvenes aparece hoy masificado. ¿Considera que esta percepción es tan así… o no?
– Es y no es. Las encuestas que nosotros tenemos, hechas en municipios bien diversos como Salto, Necochea, Morón, Rosario, Ciudad de Buenos Aires, nos da que la mayoría de los jóvenes de familias que están incluidas socialmente tienen algún tipo de contacto o relación con la tecnología como son las computadoras, internet, celulares. Quienes están afuera de la posibilidad de ese vínculo son básicamente los chicos que están en situación de exclusión.
La primera brecha sería de diferenciación social: quiénes están adentro de la tecnología y quiénes afuera. Son los incluidos y los excluidos en términos generales.
Dentro de los incluidos tenés otra diferenciación social que es la brecha en cuanto a la calidad de ese acceso. Entonces vas a tener chicos de sectores populares que acceden a las computadoras vía los cyber, que muchas veces no tienen las mejores condiciones. Mientras que por el otro lado están los chicos que tienen conexión a 2.5 mega.
Entonces la diferenciación social muchas veces se ve en cuanto a la calidad del acceso y de las herramientas que tienen para disfrutarlo. Y eso se refleja en una brecha de los grados de interactividad que permiten o no estas tecnologías si vos tenés una de mucha tecnología o de condiciones básicas.
– Y en nuestro país ¿estas diferencias se perciben aún más?
– No muchas veces como uno las piensa. Está la creencia de que los jóvenes de sectores pobres no acceden, pero no es así. En todo caso las diferencias tienen que ver con infraestructura y con inclusión y exclusión. Con infraestructura tecnológica que permite el acceso y la instalación de estas redes de servicio, y con jóvenes en situación de exclusión e inclusión.
Yo recuerdo que unos sacerdotes salesianos que me invitaron a un encuentro para hablar de las culturas juveniles me preguntaron por qué no había hablado de internet.
Las cifras que da la consultora Carrier y Asoc. que trabaja mucho estos temas dice que quienes más se han integrado al uso de las nuevas tecnologías en el último año, son los jóvenes de los sectores populares y los adultos. Cada vez más hay quienes están integrados y atravesados por las nuevas tecnologías en general.

El papel de la escuela y los cybers

– ¿La escuela juega un papel preponderante en el proceso de inclusión de los chicos o los cyber ganaron más territorio en este sentido?
– En términos de las nuevas tecnologías la realidad es que Argentina ha vivido un fenómeno atípico que no se repite en otros países en donde tenés un florecimiento de cybers distribuidos en todo el territorio nacional que han cumplido un rol de masivización. Y no me atrevo a utilizar el término democratización porque deberíamos pensar otras herramientas para pensarlo como son: la calidad del acceso, las posibilidades de trabajar con ello, una cierta orientación, etc.
En cuanto a la escuela observo que hay una muy extendida intención de incluir las nuevas tecnologías que vincula distintos niveles educativos. Entonces tenés iniciativas muy interesantes del Ministerio de Educación de la Nación como es todo lo que sale del portal educ.ar con los blogs interactivos, las capacitaciones, etc. Uno podría decir que nunca alcanza, pero no que no se hace. Por otra parte hay otras instancias académicas que están articuladas con programas o subsidios del Ministerio de Educación que son interesantes. Y después está el nivel más local de cada escuela y establecimiento que como todos sabemos, depende de la conducción, de la comunidad educativa que tengan. Entonces en algunas escuelas encontrás desarrollos interesantísimos y en otras retrasos. Dicho eso desde las voluntades puestas en acto.
En lo que respecta a infraestructura, seguramente falta dotar mucho a las escuelas. Esto implica también en términos tecnológicos una actualización permanente que es el otro desafío. Vos podés instalar computadoras pero si no tenés conexión a internet esa computadora yo diría que está en un 20% de lo que podría valer. Porque el sentido hoy es la conectividad, entonces no se trata de tener la máquina, sino de la posibilidad de tener un acceso a internet y luego de mantener actualizadas las computadoras.
De la mano de eso necesitás a la persona que forme a los recursos humanos que no es, para mi gusto, el profesor de computación. Necesitás que el conjunto de los docentes se pueda amigar con estas tecnologías y pensar aplicaciones con este recurso tecnológico. Por ejemplo, cómo utilizar en sus materias el uso de internet. Y ahí como siempre, la tecnología no va a resolver nada pero será un gran facilitador.
Habrá docentes que son más refractarios a utilizar estas tecnologías y están quienes piensan que sólo por utilizarlas van a permitirles solucionar un montón de cosas. Ninguno de los dos extremos son válidos, pero lo cierto es que cuando vos tenés la gran mayoría de tus alumnos todo el tiempo a merced de una sociedad tecnológica con pantallas por todos lados, cybers, celulares y todo lo que implica la relación de la pantalla con las imágenes, podés transmitir tus contenidos y cumplir tus objetivos utilizando esta tecnología. Y esto seguramente va a resultar más atractivo e interesante y va a generar más atención en el alumno.
Eso sí, la tarea y el esfuerzo siguen siendo una necesidad, claro que la nueva tecnología implica otro tipo de planteo respecto de lo que significa esfuerzo.
Al mismo tiempo, esta tecnología te permite algo que era muy difícil plantearse antes, que es la asociación y relación. Entonces vos podés permitirle a un chico que de cierto tema te traiga cinco posiciones distintas y que su tarea en particular sea ver qué tienen de diferente y cómo el alumno se posiciona con respecto a eso. Si eso no es reflexión, ¿qué cosa es reflexión y crítica?
Alguien le tiene que explicar esto a los docentes y no es el profesor de computación. Se necesita un espacio de formación con los docentes en cuanto a la usabilidad y los sentidos que permiten las nuevas herramientas tecnológicas.
– Cuando se pregunta cómo utilizan los chicos las nuevas tecnologías, los padres y docentes tienden a decir mal… ¿Es necesario tener una nueva mirada al respecto para cambiar esta concepción?
– Hay otra cuestión que siempre hay que incluir en el asunto que es la calidad de la educación que vos das que acompaña o no el tipo de tecnología educativa que vos dispongas.
Chicos con buena calidad educativa seguramente pueden producir de un modo interesante con nueva tecnología. Y esos chicos si no tuvieran esa tecnología seguramente serían creativos y productivos.
Si la calidad de la educación que vos ofrecés no adquiere el nivel que uno desearía, y no tenés esta tecnología de punta, vas a tener chicos que se copian, dejan la hoja en blanco y no hacen esfuerzo ni aprenden.
Si vos disponés de la tecnología educativa pero no de calidad en cuanto a los procesos de aprendizaje, te encontrás con la misma escena.
Yo pongo en duda la voz de muchos adultos que dicen que los chicos utilizan mal las nuevas tecnologías.
– ¿Por qué?
– Porque quisiera saber cuáles son los criterios. Esto lo justifican al decir que los chicos hacen la tarea más rápido de lo que ellos piensan o que la hacen en paralelo a otras cinco actividades que generalmente todas involucran material tecnológico.
Ahora, vos te encontrás que utilizan wikipedia para buscar cierta información o el google para otras cosas. El modo de búsqueda para ellos no es sacar la enciclopedia gorda que hay en algunas casas, sino buscar en internet porque es mucho más rápido. Entonces volvemos al punto anterior, la mirada del adulto acerca de qué implica esfuerzo y cuál es el producto, seguramente no es la misma que la del chico. La pregunta que hay que hacerse ahí, es si hay o no proceso de aprendizaje. Yo diría que eso no depende de la nueva o vieja tecnología, eso depende básicamente de si hay un buen capital educativo o uno más precario.

Blogs y mensajes de texto

– Los blogs y los mensajes de texto juegan hoy un papel importante en la vida de los chicos ¿Qué lectura hace de la utilización de estos medios de comunicación?
– Creo que son dos cosas distintas que colaboran en una subjetividad. Los blogs están más en los jóvenes, pero en los adolescentes y pre-adolescentes están más en boga los fotologs porque son propios de una cultura de la imagen. Los adolescentes los utilizan para contarnos sus vidas, son una suerte de diario a través de fotos al que pueden acceder todos.
Si recordamos los diarios de antes, tenían candados. En cambio los fotologs tienen la llave y yo lo dispongo para que todos lo puedan ver. Entonces, es un espacio de encuentro, de fortalecimiento de ciertas redes sociales, hay mucha relación de afecto.
– Es sorprendente ver que entre los mismos compañeros de curso por ejemplo, se dejan mensajes a pesar de que se ven todos los días… ¿Por qué creen que están tan pendientes?
– Ahí hay un concepto que es que la tecnocultura que permite que el contacto sea permanente. Vos antes cuando te encontrabas con alguien, era en un determinado tiempo y espacio específico.
Ahora la tecnología es multisincrónica porque es on line, te permite jugar con el tiempo y el territorio que es virtual.
– Y con los mensajes de texto, ¿qué pasa?
– Son interesantísimos. Primero lo que expresan y demuestran los mensajes es que mientras los adultos siguen pensando que el móvil es un teléfono, los adolescentes no creen lo mismo. Si hacés una encuesta los adultos cuando les preguntás qué es un celular, contestan que es un teléfono. Pero para los adolescentes el tema del mensajito cumple en ese punto la misma función de mantenerlos conectados todo el tiempo. Además cumple dos funciones más que el blog, que es la posibilidad de estar conectado sin cable y todo el tiempo. Eso implica también la creación de lenguajes propios. Y los chicos construyen también redes que están fuera de los adultos.
El teléfono fijo cumplía con un anclaje mucho mayor porque había un adulto que sabía que estabas hablando y te controlaban. Pero el celular produce una sensación de autonomía e independencia de padres y adultos.
– Es como un mundo virtual paralelo…
-E s un mundo propio en donde no hay adultos en esa regulación, al menos imaginariamente. No tenés la menor idea con cuántas personas un chico se comunicó o contactó durante una mañana o tarde porque no lo hace en presencia tuya. También hay una modificación de la percepción de lo que significa el tiempo, el espacio, que son muy diferentes de las que tienen los adultos.
Cuando uno expresa cosas tales como que los adultos tienen menos regulación o capacidad de ejercer algún monitoreo o de tener conocimiento de qué hacen niños y niñas, seguramente hay que pensar un tema más que es: ¿cómo los adultos pueden cumplir alguno de sus roles cuando hay un espacio en donde en principio no están presentes? Hay que enseñar a los adultos en general a educar para la vida en los mundos virtuales. Eso tiene mucho que ver con los criterios que vos vas acercando a los niños para que sepan cómo desenvolverse. Ahora hay que educar para la vida virtual.

Celular en el aula

– Cuando en Buenos Aires se prohibió el uso de teléfonos celulares en las escuelas se vivió una situación contradictoria porque muchos padres que se niegan al uso excesivo de estas tecnologías, se quejan porque no permiten que sus hijos tengan el celular prendido en el aula. ¿Qué opina al respecto?
– Muchas paradojas y contradicciones. En parte porque no es evidente que tengamos que tener las cosas claras cuando una nueva tecnología impacta socialmente y entonces se mueve el piso y uno tiene que revisar y repensar y las respuestas no son automáticas.
Pero es verdad esto de que muchos adultos que plantean cierto distanciamiento de las tecnologías de los jóvenes para que no estén todo el tiempo con ellas, son los mismos que se oponen a que el chico tenga el celular apagado.
La verdad es que los adultos deberían confiar más en los adolescentes, en los niños y en los jóvenes, lo que es un reclamo continuo. Pero claro, es imprescindible que para tener esa confianza, se hayan podido producir funciones adultas en donde niños/as se hayan ido socializando y entonces confiar en que ellos puedan desempeñarse gradualmente con mayor autonomía en función al período de la vida en que se encuentren.
Los adultos muchas veces ponen como argumento el tema de la seguridad, pero en realidad, en tanto estén adentro del establecimiento educativo y si este tiene las condiciones de seguridad que debería, el celular no es imprescindible que esté activado. Yo creo que ahí es necesario un acuerdo de la comunidad educativa en cada caso.
Me parece que hoy día en términos áulicos, hay que pensar muy bien si la tarea puede ser desarrollada o no con alumnos que tengan celulares encendidos. Y a veces puede ser claro que los celulares encendidos no permitan desarrollar la tarea y en ese caso, está bien construir un acuerdo que se apaguen en el tiempo de desarrollo de la tarea.
Creo que a futuro, para lo que se tienen que dar ciertas condiciones, el celular va a ser una herramienta tecnológica que debería pensarse como un instrumento de alianza de la tarea educativa y que potenciaría seguramente las posibilidades de aprendizaje. No tengo dudas de que finalmente terminamos en un horizonte de este tipo. Pero eso está en el mediano plazo.
– Esos chicos que hoy se están criando con las nuevas tecnologías, ¿considera que pueden razonar a futuro de una manera diferente?
– Recién ahora se están desarrollando algunas investigaciones acerca de si estas otras tecnologías producen un mapa cognitivo específico. De todas maneras hay autores que dicen que estamos en la tercera revolución cognitiva en términos del pasaje de la oralidad a la escritura, de la escritura a la imprenta y hoy se estaría pasando a un mundo en el que el texto escrito por lo menos cohabita todo el tiempo con imágenes dinámicas y entonces al modificarse también la concepción de asociatividad, de temporalidad, de espacialidad, de construcción de vínculos, es muy probable que se produzca algún tipo de nueva escena pero no tenemos hoy investigaciones que nos digan qué va a suceder con ello.
No me parece alocado pensar que algo de eso se está produciendo, pero me parece que van a tener que pasar unos años para que ocurra ese fenómeno.

Quién es

Sergio Balardini es licenciado en Psicología (UBA), especialista en Adolescencia y Juventud y Políticas Públicas de Juventud. coordinador del Proyecto Juventud de la Flacso (Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales). Coordinador pro-consultor de la Organización Iberoamericana de la Juventud y miembro de la Mesa de Concertación Juvenil de la Ciudad de Buenos Aires. Fue coordinador del grupo de trabajo sobre Juventud del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (1997-2003) y director de Capacitación y Estudios de la Dirección Nacional de Juventud (1999-2001). Realizó actividades en organismos públicos de las áreas de desarrollo social, educación, juventud, escuelas de gobierno, ferias de proyectos y en diferentes jurisdicciones: municipal, provincial y nacional.

Entry filed under: actualidad en psicologia, Psicologia Educativa. Tags: .

El estrés crónico aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades del sistema nervioso central, según estudio La nueva inteligencia política

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Calendario

septiembre 2007
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Most Recent Posts


A %d blogueros les gusta esto: